El fin de Prisa

“En el fondo, el gran drama de Cebrián es ése: EL PAÍS ha incubado a varias generaciones que ya no pueden leer EL PAÍS porque les resulta demasiado difícil y no lo entienden. Son sus hijos, pero prefieren La Sexta y Público, un tebeo plagado de caricaturas, mantras antioccidentales y consignas maniqueas al alcance de cualquier encefalograma plano. ¿Cabría un final más triste?”

La guerra mediática de la izquierda española, vista por un heterodoxo , José García Domínguez>>

Anuncios
Explore posts in the same categories: citas, empresas, periodismo, política, tendencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: