The Economist, la revista sin firmas

Matthew Bishop

En tiempos de tribulación, una revista permanece erguida: The Economist. Y no sólo mantiene el tipo, sino que ha conseguido doblar su difusión en los últimos siete años y resistir a la debacle publicitaria general de los medios impresos.

Hay muchas explicaciones de este fenómeno, algunas bastante divertidas. La más sencilla: nos encontramos ante una publicación muy consistente que trata de aproximarse a la realidad/actualidad del mundo desde una visión racionalista y global, primando la inteligencia analítica y la calidad de su información por encima de otras consideraciones coyunturales. O sea, periodismo de excelencia.

Vale la pena leer la entrevista con el jefe de su delegación neoyorquina, Matthew Bishop, el señor de la foto; y también editor responsable de Negocios americanos (aquí, en mediabistro.com: PRNewser>>).

Destaco y resumo lo que dice sobre su ya clásica política de no firmar ningún artículo:

“Es absolutamente fundamental para nuestro éxito y para producir los análisis de calidad que aquí elaboramos. Como profesional y como individuo, claro que preferiría firmar mis trabajos. Pero eso aisla al periodista del debate riguroso. He de estar preparado para discutir a fondo con mis colegas y con mi editor sobre cualquier asunto. Nuestros artículos sin firmas quieren expresar que todo el equipo editorial está plenamente de acuerdo con su contenido. Todos acertamos… o nos equivocamos juntos.
Y eso cambia completamente nuestra dinámica interna. No sólo debatimos cualquier tema en profundidad y durante horas, sino que además nos mantenemos intelectualmente unidos como colectivo a la hora de redactar el artículo final. Eso se puede aplicar a todo el material publicado: es preciso que todo sea consistente y de calidad. Mucha gente brillante y mucho tiempo para debatir: eso nos permite ver las cosas de un modo muy rico, completamente distinto al de nuestros competidores. No es un solo individuo el que relata, se trata de una narración grupal. La autoría personal de la firma haría eso imposible”
.

Todos para uno, uno para todos ¿Será quizás esto el pensamiento único? Ahora resulta que el órgano de expresión del neoliberalismo ilustrado se revela paladín de la negociación asamblearia, apólogo del colectivismo intelectual y azote de librepensadores, disidentes y superegos.

Anuncios
Explore posts in the same categories: citas, gente, periodistas, revistas, tendencias

One Comment en “The Economist, la revista sin firmas”


  1. […] The Economist, la revista sin firmas The New Blog Times […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: