Archivo para 8 marzo, 2008

Periodismo proxeneta

8 marzo, 2008

periodismosexual1.jpg

proxeneta.

(Del lat. proxenēta, y este del gr. προξενητής).

1. com. Persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona.

Real Academia Española ©

Dos revistas muy distintas (el semanario La Clave, de José Luis Balbín, y los euskoácratas de el Karma) llevan este mes a su portada un asunto del que nadie quiere hablar en esta profesión: la publicidad del comercio sexual en pequeños, rotundos e irreproducibles anuncios por palabras.

Todos los grandes diarios españoles –desde el políticamente hipercorrecto El País hasta los conservadores La Razón y ABC, pasando por los liberales El Mundo y El Correo Español o el progresista El Periódico– ingresan cientos de millones de euros al año por esos breves clasificados que denigran a las mujeres y fomentan las mafias, la explotación sexual y el comercio de seres humanos. Un suculento negocio que pasa alegremente por encima de la ética periodística y las combativas sociedades de redactores.

Tan sólo tres periódicos de ámbito nacional, Público y los gratuitos 20 Minutos y Metro, son coherentes con su linea editorial y no admiten este tipo de publicidad degradante para las mujeres.

En Europa, sin ninguna ley que lo prohiba, tales anuncios son impensables en los diarios de calidad alemanes o franceses, como el FAZ, Le Monde o Le Figaro. Ni siquiera aparecen en los tabloides sensacionalistas británicos como The Sun y el Mirror, llenos de horóscopos e historias-basura. Quizás el precio que no están dispuestos a pagar por hacerlo sea el de la propia credibilidad de la prensa.

¿Cómo se puede condenar el comercio del sexo en un sesudo editorial y, una docena de páginas después, recaudar los suculentos beneficios de la prostitución encubierta? Puedo llegar a entender el punto de vista de las empresas (¡ah, el volumen de negocio!), pero siempre que me tropiezo con las explícitas páginas de contactos de La Vanguardia –pura y simple pornografía e incitación al lenocinio– no puedo dejar de pensar en qué pensarán sus redactoras.