Archive for the ‘citas’ category

Lo que hay que saber para ser un periodista 3C

20 febrero, 2012

El periodista y profesor Arcadi Espada describe con detalle, en la Universidad Internacional de Valencia (VIU), lo que debería ser el periodismo de nuestro tiempo. Él lo llama “periodismo 3C”, por la cosa de John Brockman y la Tercera Cultura. Punto por punto, parece el reverso del famoso-nefasto “nuevo periodismo“.

Estas son ocho cuestiones clave que habría que tener en cuenta para ser un periodista 3C:

1. Introducir el factor biológico en la narración periodística. O sea, haber leído a Steven Pinker.

2. Olvidarse de “la búsqueda de sentido”; ojo, nada que ver con el periodismo dadá (con cita de Rafael Sánchez Ferlosio, vía José Antonio Montano).

3. Resistirse al arquetipo. Nuestra materia prima son las personas, no los personajes.

4. Renunciar a las metáforas (incluye cita beisbolera de Stepehn Jay Gould, perfectamente aplicable a nuestro fútbol omnipresente).

5. Buscar el equilibrio cultural entre ciencias y humanidades: no puede haber 2.156 garcíamarquezs frente a 444 stpehenhawkings.

6. Reivindicar el azar. Sí, a veces Accidents Will Happen.

7. Aceptar con modestia, en algunas ocasiones relevantes, la ignorancia y el desconocimiento (incluso de “los expertos”).

8. Huir de la atracción, tan melancólica, por el apocalipsis. Ser un optimista racional o, al menos, conocer a Matt Riddley; o a Julian Simon, ya puestos.

Es una videoconferencia imprescindible para cualquiera interesado en las honduras de este oficio sin sentido. Una hora y cuarenta minutos, con la presentación y las P&Rs finales incluidas.

Y de postre, sorpresa… mindfulness! Probablemente, a raíz de la lectura de “El zen y el arte de la conciencia”, de la memética Susan Blackmore.

MUY INTERESANTE, en el KSJC tracker del MIT

26 octubre, 2011

“Impresionante el hito de la revista de divulgación científica Muy Interesante: alcanzar 1 millón de seguidores en su cuenta de Twitter. Es el único medio de comunicación en español que sobrepasa esta cifra. A martes 25 de octubre de 2011 El País tiene 820.000 seguidores y El Mundo 442.000. Realmente impresionante. La pregunta obvia y de difícil respuesta: ¿dónde está el secreto?” (continuar leyendo).

El prestigioso Knight Science Journalism Tracker, del Massachusetts Institute of Technology (MIT), está considerado como la biblia mundial del periodismo científico. Con motivo del millón de tuiteros que siguen la cuenta de MUY INTERESANTE (ya son 29.000 más cuando releo lo escrito), dedica hoy un “deep analysis” a la revista Muy Interesante, firmado por el periodista barcelonés-neoyorquino Pere Estupinyà.

Puede leerse completo, en español, aquí >>

El (famoso) cuestionario del Pandemonium

12 septiembre, 2011

¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Casi cada libro que leo confronta y cambia mi forma de pensar. El último, Hitch-22 –las memorias del gran Christopher Hitchens–,  me ha enseñado mucho sobre cómo se producen los cambios en la forma de pensar que experimentamos a lo largo de nuestra vida: no hay repentinas “caídas del caballo” sino largos “caminos de Damasco”; sutiles adaptaciones a la realidad puntuadas por algunos hechos concretos más o menos memorables, aunque sólo para el caminante que se atreve a apearse del burro.

Otro egotrip de José Pardina, en el cuestionario del Pandemonium.

By Cristian Campos.

Entrevista en Diario del Altoaragón

24 agosto, 2011

“Internet ha sido la gran hazaña colectiva del siglo XX”. Una conversación a fondo con Myriam Martínez, redactora jefe del Diario del Altoaragón. Hablamos de los 30 años pasados de MUY INTERESANTE y de los 30 que vendrán.

Puede leerse íntegra haciendo clic en el recorte del periódico.

Píldoras de inteligencia, en el MUY de abril

23 marzo, 2011

¿Una pastillita para ser más listo?

Dicen que la inteligencia es la única riqueza mundial que está bien repartida… ya que todo el mundo cree tener la suficiente. Claro que eso no es cierto, al margen de la ironía y el cociente intelectual estandarizado. Y siempre hay quien desearía una mayor capacidad mental en un momento dado. Pues bien, en la era de la neurocosmética ya existe toda una nueva generación de medicamentos concebidos para proporcionar superpoderes al cerebro humano: más concentración, más raciocinio, más memoria… Llamémoslos potenciadores cognitivos, nootrópicos o smart pills, lo cierto es que estas novísimas drogas inteligentes han abierto una polémica profunda: ¿es lícito tunear el cerebro humano para incrementar sus facultades naturales? Y, más allá de sus efectos secundarios y posibles adicciones –sí, hay riesgos para la salud en su consumo; y no, nadie sabe exactamente cuáles son todavía–, ¿no suponen también una especie de doping académico, laboral e intelectual que aumenta las desigualdades a favor de quienes las consumen y, por tanto, juegan con ventaja? La controversia, también en el plano moral, está servida y de eso trata nuestro tema de portada. Como dice su autor, conviene saber que al margen de la farmacopea, hay hábitos saludables que desarrollan, sin peligro y con total garantía, la musculatura de nuestro cerebro. El ejercicio físico y, sobre todo, la lectura han demostrado su eficacia en pruebas de laboratorio.

Os animo a que la practiquéis con las páginas, muy interesantes, que siguen.

El número de abril de MUY INTERESANTE (359) lleva a portada la polémica sobre las famosas smart pills, también conocidas como nootrópicos, o potenciadores cognitivos. Su autor es el periodista científico y escritor Luis Miguel Ariza. Y la ilustración del icónico Mr. Einstein-con-lengua es obra de nuestro inefable José Antonio Peñas.

En el mismo número hay un amplio dossier (10 páginas muy recomendables) sobre Las Damas de los primates, escrito por Ángel Posada Swafford y dedicado a Jane Goodall (chimpancés), Biruté Galdikas (orangutanes), Claudine André (bonobos) y Emma Stokes (gorilas). ¿Por qué son las mujeres, en su inmensa mayoría, las mayores expertas mundiales en grandes simios?

También en portada: Magia contra razón, por Miguel Ángel Sabadell (“Vivimos en una civilización tecnológica, pero la nuestra sigue siendo una sociedad mágica. ¿Por qué nos atrae todavía lo oculto”) y Profesiones nuevas con mucho futuro, desde “broker de tiempo” y “cirujano de la memoria” hasta “policía del clima” o “granjero urbano”. Su autora: Elena Sanz.

Y como ya es habitual cada seis meses, un nuevo Especial de 16 páginas dedicado a la última revolución tecnológica en el mundo del automóvil –Los Supercoches–, desde los últimos ecocombustibles y la transformación radical que van a sufrir las cabinas de nuestros coches, hasta los sistemas inteligentes que cambiarán por completo nuestra manera de conducir. Todo coordinado por Juan Carlos Payo, director de la revista Autopista, que este año cumple medio siglo de vida.

Y mucho más, todo sorprendente y muy interesante, hasta 156 páginas…

Ya en tu quiosco… y en versión especial para iPad.

(Por cierto, la terrible noticia del terremoto de Japón, con el consiguiente tsunami y el desastre nuclear de Fukushima nos pilló con el número en máquinas. Gajes de la impresión con periodicidad mensual. A la espera de nuestro próximo número de mayo, hemos creado en nuestra web un ESPECIAL Terremoto de Japón que se va actualizando a diario con las últimas informaciones, imágenes, noticias, cifras, fotografías y datos sobre la catastrofe)

Revistas en España: hablando de MUY…

15 diciembre, 2010

“Después de los fuertes recortes de años anteriores, 2010 puede considerarse como un año de transición para el mercado de revistas. Realizados los ajustes más significativos en los años precedentes, durante este ejercicio los grandes grupos editoriales han apostado por la estabilización de su negocio, su adaptación a los nuevos medios e, incluso, su diversificación y la introducción de modelos comerciales más afines al mercado de gran consumo…”

La revista Anuncios –semanario de Publicidad y Marketing– publica cada fin de año una edición especial dedicada al sector de las publicaciones de quiosco no diarias, con un análisis en profundidad del mercado español de revistas (impresas y digitales).

En su número 1.353 incluye, además, una larga entrevista de Maite Sáez con el autor de este blog, director también de MUY INTERESANTE, que transcribo a continuación:

¿Cómo definiría la evolución de su revista en los dos últimos años?

Como una permanente y continua reinvención, que  ha culminado con el rediseño integral, y radical, del número de noviembre de 2010. El Nuevo MUY mantiene su espíritu de entretenimiento inteligente, pero ya no es el mismo: no sólo tiene más y mejores contenidos, y nuevas secciones, sino que adapta su concepto editorial  a los nuevos hábitos de lectura y a las necesidades e intereses cambiantes de una nueva generación de lectores. Por cierto, y de rebote, también resulta una revista muchísimo más atractiva y versátil para los anunciantes. Los datos del último EGM nos avalan: nos consolidamos como la revista mensual más leída de España, con 2.229.000 lectores, a gran distancia de cualquier competidora. En este momento somos la revista de referencia de ciencia pop en lengua española. ¡Y no sólo en España!

‘Muy Interesante’ parece haber encontrado una clara vía de desarrollo en el mundo digital. ¿Podría valorar cómo ha sido este proceso?

Los nuevos medios digitales y los medios tradicionales no son excluyentes, sino que deben retroalimentarse. Queremos consolidar MUY como una marca multicanal donde lo más importante, lo esencial, sea, por supuesto, el contenido; pero también sus cualidades multisoporte: iPad, online, móviles… y su capacidad de generar una amplia comunidad de lectores en las redes sociales que los vincule, también emocionalmente, con esa marca en la que confían.

¿Cuál es su actividad en redes sociales?

Intensa y muy frucífera, gracias a un gran equipo de social media en nuestro departamento de Internet, trabajando codo a codo con la redacción print. Con más de 375.000 seguidores en Twitter, lideramos el ranking de medios españoles, por encima incluso de los grandes diarios nacionales; y en Facebook acabamos de superar los 40.000 amigos. Nuestros lectores son hipercríticos e hiperactivos y se hallan muy identificados con la marca: los tuits contribuyen a la difusión de nuestras informaciones diarias. Facebook alimenta la conversación .

¿El desarrollo digital abre una brecha entre seguidores online y lectores tradicionales de la revista o, por el contrario, se produce una integración de ambos mundos?

MUY aspira a ser el punto de encuentro entre los lectores tradicionales, interesados  por un periodismo de ciencia entretenido, espectacular, riguroso y reposado… y la nueva generación de lectores, nativos digitales, amantes de esos mismos contenidos. El gran éxito de nuestra  novísima versión en iPad, y el crecimiento de nuestra web muyinteresante.es, confirman lo que digo. También aquí hemos sido pioneros en España.

En cuanto a los equipos redaccionales, ¿son los mismos o trabajan con profesionales diferenciados?

Profesionales diferenciados, responsables coordinados, dirección compartida.Tenemos una redacción periodística  altamente cualificada para los contenidos  impresos y del iPad; y un Departamento de Internet&New Media con sus propios editores online y su estrategia para todo el grupo. No obstante, hay una comunicación continua, fluida y creciente, entre la redacción clásica y la digital, y algunos de nuestros mejores periodistas y colaboradores trabajan con un pie en la redacción y el otro en I&NM .

Cuando el perfil de internauta era fundamentalmente joven, internet podía considerarse una vía para rejuvenecer las audiencias de las marcas editoriales pero, ¿sigue siendo así, teniendo en cuenta la evolución del usuario de internet también por edad?

Nos dirigimos a un lector curioso por encima de todo, por encima incluso de la edad y del sexo o de cualquier targetización al uso. Nuestro lector tipo es un varón de 35 años; pero es que también tenemos más lectoras que cualquier revista femenina de alta gama. Y ahora resulta que el iPad, en USA, está siendo un éxito de ventas en la franja de edad de 45 a 55 años. Los clásicos perfiles de audiencias  saltan por los aires en el universo digital. Los nativos digitales y los inmigrantes de internet estamos compartiendo el mismo espacio de intereses mediáticos.

El rejuvenecimiento de las audiencias siempre ha sido un tema importante para el mantenimiento de las revistas, ¿cómo es el perfil de ‘Muy Interesante’? ¿Necesita ampliar su base de lectores jóvenes?

Captamos lectores jóvenes a través de las redes sociales y de la web. Pero también con nuestro permanente rebrush del concepto editorial. Es uno más de nuestros desafíos. El nuevo look de la revista juega también, desde la portada, a la identificación directa del lector con su producto. Y la nueva sección “Mi Muy” – realizada íntegramente por el sector más dinámico de nuestra audiencia (blogueros, fotógrafos,  escritores, dibujantes…)– ha superado nuestras expectativas . Captarlos, retenerlos y convencerles de que la experiencia de lectura de una  buena revista impresa –experiencia también sensorial–  no está reñida con la inmediatez e interactividad del mundo digital es nuestro reto.

Desde el punto de vista publicitario, ¿hay paralelismo entre los anunciantes de la versión papel y la digital?

Absolutamente sí. Y el éxito de nuestros Premios a la Innovación, que ya van por su tercera edición, dirigidos a las empresas españolas más punteras en I+D+i, es una confirmación de lo que digo. La sección Innovación (un concepto que se halla impreso en el ADN de MUY desde sus orígenes) tiene gran relevancia en nuestra web y está específicamente orientada hacia a ese tipo de anunciantes.

Otro tema importante es la integración de marcas y contenidos, ¿cómo se trabaja este aspecto desde ‘Muy Interesante’?

No tiene mucho misterio: respeto al lector y respeto al cliente. Honestidad y claridad con ambos, tanto en la negociación como en la puesta en página. Lo agradece el cliente y lo reconocen, y agradecen, nuestros más de dos millones de lectores.

¿Qué opina sobre el papel de las revistas como prescriptoras?

Sinceramente, no creo que exista hoy en día, ni en los medios tradicionales ni en los nuevos medios, un mejor prescriptor: riqueza y espectacularidad visual, calidad gráfica, versatilidad de los mensajes, posibilidad de una transmisión directa y reposada al destinatario, multitud de impactos no agresivos. Y la creatividad que permite la revista, gracias a la sinergia entre su departamento artístico y la marca, no tiene rival. Por no hablar de las posibilidades que abre la publicidad en las tabletas. Podemos llegar a a ver cosas extraordinarias.

Finalmente, su valoración del reciente cierre de Muy Junior

Muy Junior era la gran apuesta de G+J España por una publicación de calidad para niños y niñas. De hecho, ha sido la única revista infantil  española con una auténtica redacción de periodistas, que producía contenidos exclusivos, entretenimiento de altura y buena lectura para los hijos de nuestra audiencia, por encima de las influencias televisivas y el marketing puro y duro. Por desgracia, el desplome del mercado publicitario infantil –o, mejor dicho, su desvío en masa hacia la televisión–, y la bajada de ventas provocada por una crisis que no cesa (era una revista “cara”: la buena información y los contenidos de calidad nunca son baratos), indujeron a la empresa editora a tomar una decisión dolorosa para todos. Pero no tengo la menor duda de que ‘Muy Junior’, como marca y como concepto, pervivirá; aunque quizás no con la periodicidad actual.  Permanezcamos  a la espera de tiempos mejores. Como decía Franklin, “sólo la muerte y los impuestos son para siempre”.

En el mismo número especial pueden verse también los rankings completos de las revistas españolas según su inversión, difusión y audiencia.

Por qué los periodistas deberíamos usar Twitter…

21 noviembre, 2010

… y no lo digo yo, que estoy empezando (y aprendiendo) a tuitear con fundamento.

Son palabras de Alan Rusbridger, director de The Guardian y tres veces “Editor del año” en el Reino Unido:

  1. It’s an amazing form of distribution: it’s a highly effective way of spreading ideas, information and content. Don’t be distracted by the 140-character limit. A lot of the best tweets are links. It’s instantaneous. Its reach can be immensely far and wide. Why does this matter? Because we do distribution too. We’re now competing with a medium that can do many things incomparably faster than we can. It’s back to the battle between scribes and movable type. That matters in journalistic terms. And, if you’re trying to charge for content, it matters in business terms. The life expectancy of much exclusive information can now be measured in minutes, if not in seconds. That has profound implications for our economic model, never mind the journalism.
  2. It’s where things happen first. Not all things. News organisations still break lots of news. But, increasingly, news happens first on Twitter. If you’re a regular Twitter user, even if you’re in the news business and have access to wires, the chances are that you’ll check out many rumours of breaking news on Twitter first. There are millions of human monitors out there who will pick up on the smallest things and who have the same instincts as the agencies – to be the first with the news. As more people join, the better it will get.
  3. As a search engine, it rivals Google. Many people still don’t quite understand that Twitter is, in some respects, better than Google in finding stuff out. Google is limited to using algorithms to ferret out information in the unlikeliest hidden corners of the web. Twitter goes one stage further – harnessing the mass capabilities of human intelligence to the power of millions in order to find information that is new, valuable, relevant or entertaining.
  4. It’s a formidable aggregation tool – You set Twitter to search out information on any subject you want and it will often bring you the best information there is. It becomes your personalised news feed. If you are following the most interesting people they will in all likelihood bring you the most interesting information. In other words, it’s not simply you searching. You can sit back and let other people you admire or respect go out searching and gathering for you. Again, no news organisation could possibly aim to match, or beat, the combined power of all those worker bees collecting information and disseminating it.
  5. It’s a great reporting tool – Many of the best reporters are now habitually using Twitter as an aid to find information. This can be simple requests for knowledge which other people already know, have to hand, or can easily find. The so-called wisdom of crowds comes into play: the ‘they know more than we do’ theory. Or you’re simply in a hurry and know that someone out there will know the answer quickly. Or it can be reporters using Twitter to find witnesses to specific events – people who were in the right place at the right time, but would otherwise be hard to find.
  6. It’s a fantastic form of marketing – You’ve written your piece or blog. You may well have involved others in the researching of it. Now you can let them all know it’s there, so that they come to your site. You alert your community of followers. In marketing speak, it drives traffic and it drives engagement. If they like what they read they’ll tell others about it. If they really like it, it will, as they say, ‘go viral’. I only have 18,500 followers. But if I get re-tweeted by one of our columnists, Charlie Brooker, I instantly reach a further 200,000. If Guardian Technology pick it up it goes to an audience of 1.6m. If Stephen Fry notices it, it’s global.
  7. It’s a series of common conversations – Or it can be. As well as reading what you’ve written and spreading the word, people can respond. They can agree or disagree or denounce it. They can blog elsewhere and link to it. There’s nothing worse than writing or broadcasting something to no reaction at all. With Twitter you get an instant reaction. It’s not transmission, it’s communication. It’s the ability to share and discuss with scores, or hundreds, or thousands of people in real time. Twitter can be fragmented. It can be the opposite of fragmentation. It’s a parallel universe of common conversations.
  8. It’s more diverse – Traditional media allowed a few voices in. Twitter allows anyone.
  9. It changes the tone of writing – A good conversation involves listening as well as talking. You will want to listen as well as talk. You will want to engage and be entertaining. There is, obviously, more brevity on Twitter. There’s more humour. More mixing of comment with fact. It’s more personal. The elevated platform on which journalists sometimes liked to think they were sitting is kicked away on Twitter. Journalists are fast learners. They start writing differently. Talking of which…
  10. It’s a level playing field – A recognised ‘name’ may initially attract followers in reasonable numbers. But if they have nothing interesting to say they will talk into an empty room. The energy in Twitter gathers around people who can say things crisply and entertainingly, even though they may be ‘unknown’. They may speak to a small audience, but if they say interesting things they may well be republished numerous times and the exponential pace of those re-transmissions can, in time, dwarf the audience of the so-called big names. Shock news: sometimes the people formerly known as readers can write snappier headlines and copy than we can.
  11. It has different news values – People on Twitter quite often have an entirely different sense of what is and what isn’t news. What seems obvious to journalists in terms of the choices we make is quite often markedly different from how others see it – both in terms of the things we choose to cover and the things we ignore. The power of tens of thousands of people articulating those different choices can wash back into newsrooms and effect what editors choose to cover. We can ignore that, of course. But should we?
  12. It has a long attention span – The opposite is usually argued – that Twitter is simply a, instant, highly condensed stream of consciousness. The perfect medium for goldfish. But set your Tweetdeck to follow a particular keyword or issue or subject and you may well find that the attention span of Twitterers puts newspapers to shame. They will be ferreting out and aggregating information on the issues that concern them long after the caravan of professional journalists has moved on.
  13. It creates communities – Or, rather communities form themselves around particular issues people, events, artifacts, cultures, ideas, subjects or geographies. They may be temporary communities, or long terms ones, strong ones or weak ones. But I think they are recognizably communities.
  14. It changes notions of authority – Instead of waiting to receive the ‘expert’ opinions of others – mostly us, journalists – Twitter shifts the balance to so-called ‘peer to peer’ authority. It’s not that Twitterers ignore what we say – on the contrary (see distribution and marketing, above) they are becoming our most effective transmitters and responders. But, equally, we kid ourselves if we think there isn’t another force in play here – that a 21 year old student is quite likely to be more drawn to the opinions and preferences of people who look and talk like her. Or a 31-year-old mother of young toddlers. Or a 41-year-old bloke passionate about politics and the rock music of his youth.
  15. It is an agent of change – As this ability of people to combine around issues and to articulate them grows, so it will have increasing effect on people in authority. Companies are already learning to respect, even fear, the power of collaborative media. Increasingly, social media will challenge conventional politics and, for instance, the laws relating to expression and speech.

Fueron pronunciadas hace sólo un par de noches en Sidney. Pero Rusbridger no habla únicamente de Twitter, ojo. Aquí está la transcripción completa de su conferencia, con audio incluído.

Una lectura indispensable para cualquiera relacionado/interesado/perplejo respecto al presente convulso de los medios. Y a su incierto futuro.

No me resisto a extraer dos o tres citas más de su extensa exposición:

It is constantly surprising to me how people in positions of influence in the media find it difficult to look outside the frame of their own medium and look at what this animal called social, or open media does, how it currently behaves, what it is capable of doing in the future.

In the middle of all the turmoil we’re living through it’s clear that the subsidy model of serious general journalism is – with one or two exceptions – the only one that actually works at the moment. That subsidy may be a trust, an oligarch, a patriarch, a billionaire, a sister company, a licence fee, an income direct from public revenue… or an advertiser.

I’ve lost count of the times people – including a surprising number of colleagues in media companies – roll their eyes at the mention of Twitter. “No time for it,” they say, “inane stuff about what twits are having for breakfast. Nothing to do with the news business.” Well, yes and no. Inanity – yes, sure, plenty of it. But saying that Twitter has got nothing to do with the news business is about as misguided as you could be…

 

(Me he enterado a través del Twitter de Ramón Salaverría.

Deberías seguirlo: http://twitter.com/#!/rsalaverria)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores