Archivos para noviembre 2010

Por qué los periodistas deberíamos usar Twitter…

21 noviembre, 2010

… y no lo digo yo, que estoy empezando (y aprendiendo) a tuitear con fundamento.

Son palabras de Alan Rusbridger, director de The Guardian y tres veces “Editor del año” en el Reino Unido:

  1. It’s an amazing form of distribution: it’s a highly effective way of spreading ideas, information and content. Don’t be distracted by the 140-character limit. A lot of the best tweets are links. It’s instantaneous. Its reach can be immensely far and wide. Why does this matter? Because we do distribution too. We’re now competing with a medium that can do many things incomparably faster than we can. It’s back to the battle between scribes and movable type. That matters in journalistic terms. And, if you’re trying to charge for content, it matters in business terms. The life expectancy of much exclusive information can now be measured in minutes, if not in seconds. That has profound implications for our economic model, never mind the journalism.
  2. It’s where things happen first. Not all things. News organisations still break lots of news. But, increasingly, news happens first on Twitter. If you’re a regular Twitter user, even if you’re in the news business and have access to wires, the chances are that you’ll check out many rumours of breaking news on Twitter first. There are millions of human monitors out there who will pick up on the smallest things and who have the same instincts as the agencies – to be the first with the news. As more people join, the better it will get.
  3. As a search engine, it rivals Google. Many people still don’t quite understand that Twitter is, in some respects, better than Google in finding stuff out. Google is limited to using algorithms to ferret out information in the unlikeliest hidden corners of the web. Twitter goes one stage further – harnessing the mass capabilities of human intelligence to the power of millions in order to find information that is new, valuable, relevant or entertaining.
  4. It’s a formidable aggregation tool – You set Twitter to search out information on any subject you want and it will often bring you the best information there is. It becomes your personalised news feed. If you are following the most interesting people they will in all likelihood bring you the most interesting information. In other words, it’s not simply you searching. You can sit back and let other people you admire or respect go out searching and gathering for you. Again, no news organisation could possibly aim to match, or beat, the combined power of all those worker bees collecting information and disseminating it.
  5. It’s a great reporting tool – Many of the best reporters are now habitually using Twitter as an aid to find information. This can be simple requests for knowledge which other people already know, have to hand, or can easily find. The so-called wisdom of crowds comes into play: the ‘they know more than we do’ theory. Or you’re simply in a hurry and know that someone out there will know the answer quickly. Or it can be reporters using Twitter to find witnesses to specific events – people who were in the right place at the right time, but would otherwise be hard to find.
  6. It’s a fantastic form of marketing – You’ve written your piece or blog. You may well have involved others in the researching of it. Now you can let them all know it’s there, so that they come to your site. You alert your community of followers. In marketing speak, it drives traffic and it drives engagement. If they like what they read they’ll tell others about it. If they really like it, it will, as they say, ‘go viral’. I only have 18,500 followers. But if I get re-tweeted by one of our columnists, Charlie Brooker, I instantly reach a further 200,000. If Guardian Technology pick it up it goes to an audience of 1.6m. If Stephen Fry notices it, it’s global.
  7. It’s a series of common conversations – Or it can be. As well as reading what you’ve written and spreading the word, people can respond. They can agree or disagree or denounce it. They can blog elsewhere and link to it. There’s nothing worse than writing or broadcasting something to no reaction at all. With Twitter you get an instant reaction. It’s not transmission, it’s communication. It’s the ability to share and discuss with scores, or hundreds, or thousands of people in real time. Twitter can be fragmented. It can be the opposite of fragmentation. It’s a parallel universe of common conversations.
  8. It’s more diverse – Traditional media allowed a few voices in. Twitter allows anyone.
  9. It changes the tone of writing – A good conversation involves listening as well as talking. You will want to listen as well as talk. You will want to engage and be entertaining. There is, obviously, more brevity on Twitter. There’s more humour. More mixing of comment with fact. It’s more personal. The elevated platform on which journalists sometimes liked to think they were sitting is kicked away on Twitter. Journalists are fast learners. They start writing differently. Talking of which…
  10. It’s a level playing field – A recognised ‘name’ may initially attract followers in reasonable numbers. But if they have nothing interesting to say they will talk into an empty room. The energy in Twitter gathers around people who can say things crisply and entertainingly, even though they may be ‘unknown’. They may speak to a small audience, but if they say interesting things they may well be republished numerous times and the exponential pace of those re-transmissions can, in time, dwarf the audience of the so-called big names. Shock news: sometimes the people formerly known as readers can write snappier headlines and copy than we can.
  11. It has different news values – People on Twitter quite often have an entirely different sense of what is and what isn’t news. What seems obvious to journalists in terms of the choices we make is quite often markedly different from how others see it – both in terms of the things we choose to cover and the things we ignore. The power of tens of thousands of people articulating those different choices can wash back into newsrooms and effect what editors choose to cover. We can ignore that, of course. But should we?
  12. It has a long attention span – The opposite is usually argued – that Twitter is simply a, instant, highly condensed stream of consciousness. The perfect medium for goldfish. But set your Tweetdeck to follow a particular keyword or issue or subject and you may well find that the attention span of Twitterers puts newspapers to shame. They will be ferreting out and aggregating information on the issues that concern them long after the caravan of professional journalists has moved on.
  13. It creates communities – Or, rather communities form themselves around particular issues people, events, artifacts, cultures, ideas, subjects or geographies. They may be temporary communities, or long terms ones, strong ones or weak ones. But I think they are recognizably communities.
  14. It changes notions of authority – Instead of waiting to receive the ‘expert’ opinions of others – mostly us, journalists – Twitter shifts the balance to so-called ‘peer to peer’ authority. It’s not that Twitterers ignore what we say – on the contrary (see distribution and marketing, above) they are becoming our most effective transmitters and responders. But, equally, we kid ourselves if we think there isn’t another force in play here – that a 21 year old student is quite likely to be more drawn to the opinions and preferences of people who look and talk like her. Or a 31-year-old mother of young toddlers. Or a 41-year-old bloke passionate about politics and the rock music of his youth.
  15. It is an agent of change – As this ability of people to combine around issues and to articulate them grows, so it will have increasing effect on people in authority. Companies are already learning to respect, even fear, the power of collaborative media. Increasingly, social media will challenge conventional politics and, for instance, the laws relating to expression and speech.

Fueron pronunciadas hace sólo un par de noches en Sidney. Pero Rusbridger no habla únicamente de Twitter, ojo. Aquí está la transcripción completa de su conferencia, con audio incluído.

Una lectura indispensable para cualquiera relacionado/interesado/perplejo respecto al presente convulso de los medios. Y a su incierto futuro.

No me resisto a extraer dos o tres citas más de su extensa exposición:

It is constantly surprising to me how people in positions of influence in the media find it difficult to look outside the frame of their own medium and look at what this animal called social, or open media does, how it currently behaves, what it is capable of doing in the future.

In the middle of all the turmoil we’re living through it’s clear that the subsidy model of serious general journalism is – with one or two exceptions – the only one that actually works at the moment. That subsidy may be a trust, an oligarch, a patriarch, a billionaire, a sister company, a licence fee, an income direct from public revenue… or an advertiser.

I’ve lost count of the times people – including a surprising number of colleagues in media companies – roll their eyes at the mention of Twitter. “No time for it,” they say, “inane stuff about what twits are having for breakfast. Nothing to do with the news business.” Well, yes and no. Inanity – yes, sure, plenty of it. But saying that Twitter has got nothing to do with the news business is about as misguided as you could be…

 

(Me he enterado a través del Twitter de Ramón Salaverría.

Deberías seguirlo: http://twitter.com/#!/rsalaverria)

De Newsweek, The Daily Beast y Mrs. Tina Brown

16 noviembre, 2010

Por su perspicacia e interés, copio y pego, tal cual, la columna de Víctor de la Serna de análisis de medios –Hojeando/Zapeando– en El Mundo de hoy, 16 de noviembre. Una certera reflexión sobre el despiste reinante en la industria editorial (mundial) de revistas a propósito de la fusión fría del semanario Newsweek con The Daily Beast. O de cómo un medio digital recién nacido –una web de opinión y noticias– compra una publicación moribunda fundada en 1933 (histórica y legendaria, eso sí):

La británica Tina Brown, quizá la periodista más famosa del mundo junto a Christiane Amanpour desde la desaparición de Oriana Fallaci, continúa su recorrido entre el ‘glamour’ y el chismorreo, el periodismo serio y el inane, las experiencias fallidas y los fogonazos de éxito. Ahora vuelve a ser la figura del momento tras la compra esta semana de la revista Newsweek por parte del propietario de The Daily Beast , la publicación en internet que Brown dirige desde hace dos años. Ahora dirigirá ambas simultáneamente: una fusión sin precedentes.

La historia tiene dos puntos de interés: el de la peripecia profesional de Brown y el de su significado en el marco de la convulsa situación de los medios informativos.

La británica, esposa de Harold Evans -ex director del ‘Sunday Times’ y prestigioso columnista- saltó del ‘Tatler’ de Londres, una vieja revista de la buena sociedad que revitalizó con gracia y ‘punch’ cuando asumió en 1979 -a los 26 años- su dirección, a Nueva York como directora de ‘Vanity Fair’ y luego de ‘The New Yorker’. Las transformó también para darles más descaro y modernidad. Pero lo hizo con enormes presupuestos y, en el caso de ‘The New Yorker’, quitándole rigor intelectual. Y la editora, Condé Nast, se cansó. A partir de ahí, la cuesta abajo para Brown: fundó la revista ‘Talk’, que fracasó pronto, fue efímera columnista del ‘Washington Post’ (su defensor del lector definió el primer artículo de Brown como «pieza afectada y egocéntrica» y «lo peor y más irrelevante que he leído en tres años en mi puesto») y en 2008 encontró refugio en ‘The Daily Beast’. Y este competidor de ‘Politico’ y ‘The Huffington Post’ tampoco ha logrado una gran audiencia ni ingresos.

Y ahora se juntan el hambre y las ganas de comer. El verano pasado, el ‘Washington Post’ regaló (vamos: vendió por un dólar, más las deudas) la histórica revista ‘Newsweek’ al millonario nonagenario Sidney Harman. Y tras una ardua negociación, el dueño de ‘The Daily Beast’, Barry Diller, se hace con ella y confía a Brown su coordinación con el sitio de internet y el relanzamiento de ambos. Los dos millonarios pierden dinero. Pero los dos saben algo que está volviendo locos a los ejecutivos de la información de todo el mundo: la prensa escrita pierde audiencia, sí, pero los anunciantes prefieren gastarse dinero en ella y sólo aceptan trabajar en internet con tarifas reducidísimas. Lo original es que un medio nuevo compre una vieja revista, pero de fondo está ese mismo dilema, así como la necesidad de trabajar con menos dinero: duro para Brown… Y ‘Newsweek’ ha perdido a todas sus figuras: Jon Meacham, Howard Fineman, Mike Isikoff, Evan Thomas y Fareed Zakaria.

Continuará…

 

ACTUALIZACIÓN:

“Uniré el espíritu animal de la web con la capacidad de desarrollar ideas y el trabajo de investigación de un medio impreso” (T. Brown)

R.I.P. : U.S. News abandona el papel

10 noviembre, 2010

“Los editores de US News & World Report se dan por vencidos. La que estaba considerada como la tercera revista de EE UU, junto a Time y Newsweek, decide abandonar su edición impresa y volcarse en Internet…”

Continuar leyendo aquí, en El País de hoy >>

* La noticia de EFE, hace cuatro días >>

* La necrológica en The Guardian >>

* En Digital Journal >>

* Más óbitos en la crisis de las newsmagazines, en La Piscina de la Muerte >>

ATENCIÓN: El antiguo semanario, convertido en mensual hace un par de años, vendía hasta ayer mismo… 1,269,260 copias de media de cada número!

Nuestra Ángela, con los premiados de Sacyr

8 noviembre, 2010

Ángela Posada-Swafford, corresponsal de MUY en Estados Unidos, cruzó el Atlántico para venir a recoger su merecidísimo Premio periodístico Sacyr “Hacemos lo imposible” de innovación tecnológica, por su artículo El poder de lo diminuto, publicado en el número 336 de nuestra revista y que puedes leer aquí>>

Los Premios Sacyr “Hacemos lo imposible” son galardones que reconocen, estimulan y gratifican valores como la innovación, la creatividad y el ingenio y que, además de otorgar prestigio a los ganadores haciendo públicos sus trabajos, contribuyen a que éstos puedan posteriormente desarrollarse y ponerse en marcha.

Con una gran acogida, más de 75 trabajos presentados, el pasado jueves se entregaron en la sede de Sacyr Vallehermoso los galardones de las cuatro categorías del premio. Además de un diploma acreditativo, los ganadores recibieron una importante dotación económica. El presidente de la compañía, Luis del Rivero, se mostró satisfecho por la receptividad que ha tenido la convocatoria en el mundo científico, técnico y universitario. Por su parte, Eduardo Punset, presidente del Jurado, destacó la alta calidad de los trabajos presentados.

El jurado de los premios Sacyr “Hacemos lo imposible” estuvo también formado por Juan José Damborenea, Vicepresidente adjunto de áreas científico técnicas del CSIC; Juan Lazcano, Vicepresidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos; Eduardo Díez Patier, Director de Gabinete de la Secretaría de Estado de Medio Rural y Agua; Ramón Núñez, Director Museo Nacional de la Ciencia y la Tecnología; Manuel Toharia, Director Museo de la Ciencia Príncipe Felipe de Valencia; Fernando González Urbaneja, Presidente Asociación de la Prensa de Madrid; Antonio Garrigues Walker, Presidente de Honor de España del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados; y Gema Rodríguez López, Directora de Desarrollo Sostenible de FEMP.

Los ganadores, y los motivos de su premio, aparecen recogidos así en el acta de tan prestigioso jurado:

1ª Categoría: Innovación tecnológica

El proyecto ganador ha sido “Nanotecnología en los materiales de construcción” presentado por Francisco Montero Chacón y Manuel Espinar González, investigadores del Grupo de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad de Sevilla. El objetivo del proyecto es establecer una línea de investigación centrada en la mejora de las características del hormigón, como las mecánicas, las acústicas y las térmicas, mediante la incorporación de nanotubos de carbono (NTC). Estas estructuras tubulares de dimensiones nanométricas encierran unas excelentes propiedades mecánicas que convierten a los NTC en la fibra más resistente que se puede fabricar actualmente. En palabras de los investigadores, el hormigón “reforzado” con NTC puede tener interesantes aplicaciones en construcciones de gran envergadura como puentes, túneles, presas y plataformas off-shore.

2ª Categoría: Innovación medioambiental

“Planta energética de biomasa con aprovechamiento térmico para el desimpacto ambiental de purines” fue el ganador. El carácter innovador de este proyecto, según los premiados David Gómez Berzosa y Jonathan Barrocal Descalzo, ingenieros técnicos industriales de Valladolid, está en la unión de dos elementos: una planta energética a partir de biomasa, que puede proceder del cultivo del cardo, (cynara cardunculus); y una planta depuradora para el tratamiento de purines. La combinación de las dos plantas permite que el calor residual de los humos de la combustión de la biomasa se utilice posteriormente para el secado de los lodos procedentes de la depura de purines que se pueden aprovechar como abono. El agua obtenida a través de este método se aprovecha en la refrigeración de la planta de biomasa.

3ª Categoría: Periodismo de innovación tecnológica y económica

“El poder de lo diminuto”, artículo publicado en la revista Muy Interesante. La autora, Ángela Posada-Swafford, periodista y corresponsal de este medio en Estados Unidos, destaca en el reportaje el desarrollo y las nuevas aplicaciones de la nanotecnología en campos como la industria, la medicina, la seguridad y las energías renovables. De la mano de Margaret Blohm, directora y fundadora del Programa de Tecnología Avanzada de General Electric, en Niskayuna (Nueva York, EE UU), Swafford nos descubre las investigaciones que se llevan a cabo en su Laboratorio de Nanotecnología, uno de los más avanzados del mundo en “la ciencia de lo ultradiminuto”.

4ª Categoría: Gestión de proyectos ciudadanos

En el apartado de Gestión de Proyectos Ciudadanos, el trabajo ganador fue “Derecho de vuelo”, una iniciativa del arquitecto técnico Juan Carlos Sansegundo y Marta Pérez Castañer, licenciada en Comunicación Audiovisual, para convertir las azoteas comunitarias, generalmente relegadas a espacios vacíos y desaprovechados, en lugares de encuentro, disfrute e interacción entre vecinos. Los autores sostienen que en los últimos tiempos se ha producido la conjunción de dos fenómenos arquitectónicos: la asociación de la arquitectura con el desarrollo sostenible y la propuesta entre los grandes arquitectos de fomentar el uso las cubiertas verdes. Del maridaje de estas tendencias de la bioarquitectura surge la propuesta de actuar y transformar las azoteas para el aprovechamiento comunitario.

En la fotografía de arriba aparecen todos los ganadores. Aquí abajo, nuestra Ángela con Enrique Coperías, subdirector de la revista.

Enhorabuena a todos los ganadores y felicidades a Sacyr por esta iniciativa de estímulo a la creatividad y la innovación.

La receta del éxito de @muyinteresante

3 noviembre, 2010

El Twitter de Muy Interesante, con 336.351 seguidores, se mantiene a la cabeza del Top 100 de medios en español elaborado por la información.com y su blog  233 grados. Este ranking sigue siendo el más fiable que existe –si no el único– sobre las fluctuaciones y subebajas de la red social de microblogging por excelencia creada a finales de 2006.

Con tal motivo, el periodista Víctor Navarrro me envió un amplio cuestionario al que intenté contestar con la inestimable ayuda de Noelia Dueñas, responsable de contenidos de www.muyinteresante.es. Tras posteriores conversaciones telefónicas, Víctor ha recogido fielmente mis palabras y las resume hoy en esta receta del éxito en Twitter de Muy Interesante, donde también se refiere al nuevo diseño recién estrenado de nuestra revista impresa. ¡Gracias!

Sólo dejó fuera un detalle, para mi fundamental: los nombres de las personas que se hallan detrás de este gran éxito. Son, para que conste, mis compañeros Ramón Torrent, nuestro estratega de social media; Javier Flores, editor online y community manager de nuestra web, y Elena Sanz, periodista científica de amplia experiencia e impulsora de nuestro twitter en el verano de 2008. Todos ellos están encuadrados en el departamento de Internet & New Media, que dirige Francesc Llobet.

Los tres se coordinan con la redactora de la revista Ana Ormaechea para optimizar la integración de iniciativas y contenidos entre la redacción de papel y nuestra presencia en las redes sociales de internet. Parte del resultado, impreso, también se recoge cada mes en una nueva sección, prácticamente realizada por los lectores, de nuestra recién diseñada revista: “Mi Muy”.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores