La Gran Metamorfosis (en cinco pasos)

durero-melancolia.jpg

  1. Las redes sociales son los nuevos canales de distribución

  2. Los medios tradicionales tenían hasta hace poco el monopolio de los canales de distribución. En la web la comunidad en red es el nuevo canal de distribución; y no puede ser controlado por ninguna empresa de comunicación clásica. Hay una enorme potencialidad en las redes sociales. Véase Google: la primera gran compañía mediática que supo aprovechar, de verdad, la fuerza de internet.

    Las empresas de medios con éxito serán aquellas que sepan cómo construir redes sociales y aprovechar el llamado “efecto network. Lo cual requiere un punto de vista que contradice totalmente las prácticas del negocio tradicional. Google no es el dueño de internet. No lo controla. Pero Google aprovecha el poder de la web analizando las conexiones entre sitios y usuarios.

  3. La gente tiene más fuerza que las instituciones

  4. Los medios tradicionales trataban sobre las instituciones —grandes marcas sin rostro. Pero en la web es la gente quien ostenta el poder. Los individuos importan —tanto más cuanto más interconectados están. Las redes de personas individuales trascenderán a las empresas tradicionales de medios y a las divisiones arbitrarias de sus marcas. Las compañías mediáticas exitosas serán las que sean capaces de potenciar y crear redes de individuos.

  5. El mejor contenido procede de muchas fuentes

  6. Cada vez más personas saben usar los buscadores on line porque han comprendido intuitivamente que una buena búsqueda les puede dar acceso a TODO el contenido de internet. La mayoría de las empresas de medios todavía se limitan a dar sólo sus propios contenidos. En la vieja época de los canales de distribución limitados, eso podía tener algún sentido; pero en la web, donde el internauta ya puede acceder a cualquier contenido de cualquier fuente, y donde proliferan –y continúan creciendo– los contenidos de alta calidad (muy por encima de la basura), la empresas de medios tradicionales ya no pueden satisfacer a su clientela dándoles simplemente su producción digital. Sólo tendrán éxito las empresas que ofrezcan a su público enlaces y vínculos a los mejores contenidos de la red, no sólo su propio contenido. Es lo que muchos denominan “the power of the link”.

    Y si las empresas no lo hacen, Google y otros agregadores de contenido lo harán (de hecho, ya lo están haciendo).

  7. La búsqueda manda (todavía)

  8. La búsqueda es actualmente la fuerza más poderosa de la web. Cualquier empresa que fracase en este asunto, está corriendo riesgos. La búsqueda es, al menos hoy, en 2008, el nuevo quiosco.

    Las empresas con más éxito serán las que sepan aprovechar la fuerza y potencialidades de los motores de búsqueda. El diario The New York Times hizo, quizás, el reconocimiento más llamativo de esta nueva realidad cuando el año pasado decidió acabar con su TimesSelect de pago, ante la necesidad imperiosa de aumentar su tráfico, abriendo así todo su contenido a los buscadores.

  9. La publicidad ha de crear valor

  10. Google ha convertido la publicidad y la búsqueda comercial de servicios y productos (o sea, los anuncios) en el negocio más rentable de la web, siguiendo el principio básico de que la publicidad debe crear valor para los consumidores. El search advertising es tan poderoso porque los anuncios son relevantes y ÚTILES. Los más éxitosos modelos de esta nueva concepción de la publicidad serán los que de verdad generen valor real para los consumidores, no los que manipulen al usuario de internet o violen su privacidad. Otra vez el (buen) ejemplo de Google; y el malo de Facebook).

Según Scott Karp, éstos serían los cinco principios que deberían guiar el proceso de transformación de las empresas tradicionales de medios de comunicación durante este año 2008 de la Era Digital (Traducción libre de su blog, Publishing 2.0).

La ilustración que acompaña a este denso pentálogo es, sí, La Melancolía, de Durero. Era 1514. También en aquella época de grandes y bruscos cambios, algunos ángeles experimentaban la pesadumbre que recoge el grabado del de Nuremberg (click sobre la imagen para disfrutarla –y afligirse– mejor).

About these ads
Explore posts in the same categories: blogs, empresas, ilustración, internet, media, periodismo, publicidad, tendencias

One Comment en “La Gran Metamorfosis (en cinco pasos)”


  1. […] artículo de Scott Karp está traducido al castellano en The New Blog Times, el blog de José Pardina. Etiquetas: Aratanisu, Scott […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: